dcsimg


El Grupo de Trabajo y el Comité contra las Desapariciones Forzadas

La Comisión de Derechos Humanos decidió en 2003 establecer un Grupo de Trabajo de composición abierta, entre períodos de sesiones, para elaborar un proyecto de instrumento normativo jurídicamente vinculante para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas. A lo largo del proceso de negociación de tres años, más de 70 Estados, así como numerosas organizaciones no gubernamentales, asociaciones de familiares de personas desaparecidas, y personas especialistas, participaron en las reuniones de dicho Grupo de Trabajo. La Convención Internacional para la Protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas fue adoptada por el Consejo de Derechos Humanos durante su primera sesión en junio de 2006 y por la Asamblea General en diciembre de ese mismo año. El 6 de febrero de 2007, la histórica apertura para firma de la Convención se llevó a cabo en París, donde 57 países firmaron. La Convención afirma que las desapariciones forzadas constituyen un crimen contra la humanidad cuando se practican de forma generalizada o sistemática. Se establece la obligación de que los Estados penalicen el delito de desaparición forzada con penas adecuadas que tengan en cuenta su extrema gravedad. La Convención Internacional entró en vigor el 23 de diciembre de 2010 y con ella se estableció el Comité contra las Desapariciones Forzadas.

Al igual que para muchos otros temas de derechos humanos, el Comité contra las Desapariciones Forzadas y el Grupo de Trabajo sobre desapariciones forzadas o involuntarias coexisten lado a lado y buscan colaborar y coordinar sus actividades con el fin de fortalecer los esfuerzos conjuntos para prevenir y erradicar las desapariciones forzadas. Esta colaboración toma cuenta que, si bien la competencia del Comité se limita a aquellos Estados que han ratificado la Convención, el Grupo de Trabajo es capaz de examinar la situación en todos los países. Si bien el Comité es competente para tratar los casos de desapariciones forzadas que tuvieron lugar después de la entrada en vigor de la Convención, el Grupo de Trabajo podrá examinar todas las situaciones ocurridas antes de ello.