Honrar a los que dieron su vida al servicio de los derechos humanos

"Luchar por defender los derechos de todos -incluso en tiempos de conflicto y desastre- constituye una de las tareas más difíciles del mundo. Estamos aquí para rendir homenaje a todos los héroes cuyas vidas han sido segadas mientras realizaban esa labor ejemplar."
– Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos

Hombres y mujeres valientes arriesgan la vida cada día en aras de los derechos humanos. Muchos de ellos trabajan en algunos de los contextos más inestables y peligrosos del planeta, con un solo objetivo en mente: hacer del mundo un lugar más justo y seguro.

Lo mismo si lo hacen mediante la diplomacia, el asesoramiento jurídico, la capacitación y la promoción, que si lo realizan mediante la investigación y las campañas públicas, o mediante la gestión de la logística y la seguridad, o del presupuesto y la tecnología, el personal a cargo de los derechos humanos se esfuerza por que el ejercicio de los derechos humanos sea una realidad sobre el terreno, todo el tiempo y en cualquier lugar.

Rwanda, 1997

El 4 de febrero de 1997, cinco observadores de derechos humanos de la Operación de Derechos Humanos de la ONU en Ruanda (HRFOR) fueron asesinados a tiros en el suroeste de la prefectura de Cyangugu. Los observadores -tres ruandeses, un británico y un camboyano- viajaban en dos vehículos de las Naciones Unidas claramente marcados en la comuna de Karengera cuando fueron emboscados por un numeroso grupo de hombres armados no identificados.

IN MEMORIAM:


Sastra Chim Chan
Jean Bosco Munyaneza
Agrippin Ngabo
Aimable Nsengiyumvu
Graham Turnbull

Iraq, 2003

En la tarde del 19 de agosto de 2003, la sede de las Naciones Unidas en el Hotel Canal de Bagdad quedó destruida en gran parte por un devastador atentado con bomba. La explosión provocó la muerte de 22 personas, entre ellas el entonces Alto Comisionado para los Derechos Humanos, Sergio Vieira de Mello. La bomba tenía como objetivo la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Irak (UNAMI).

Sergio Vieira de Mello (Brasil) era el Representante Especial del Secretario General Kofi Annan para Irak. Había tomado una licencia de cuatro meses en su puesto de Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Antes de su nombramiento como Alto Comisionado en 2002, Vieira de Mello fue jefe de la Administración de Transición de las Naciones Unidas en Timor Oriental, ayudando a guiar a la nación del Pacífico hacia la independencia, y ocupó brevemente el cargo de Representante Especial del Secretario General para Kosovo.

Vieira de Mello se incorporó a las Naciones Unidas en 1969, pasando la mayor parte de su carrera en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en Ginebra, y sirviendo en operaciones humanitarias y de mantenimiento de la paz en Bangladesh, Chipre, Mozambique, Perú y Sudán. También trabajó en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York como Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia.

IN MEMORIAM:


Saad Hermiz Abona
Reham Al-Farra
Emaad Ahmed Salman Al-Jobory
Raid Shaker Mustafa Al-Mahdawi
Omar Kahtan Mohamed Al-Orfali
Leen Assad Al-Quadi
Ranilo Buenaventura
Gillian Clark
Manuel Martín-Oar Fernández-Heredia
Arthur Helton
Rick Hooper
Reza Hosseini
Ihssan Taha Husain
Jean-Sélim Kanaan
Christopher Klein-Beekman
Khidir Saleem Sahir
Alya Ahmad Sousa
Martha Teas
Basim Mahmood Utaiwi
Sergio Vieira de Mello
Fiona Watson
Nadia Younes

Haiti, 2010

El 12 de enero de 2010, un devastador terremoto de 7,0 grados en la escala de Richter sacudió Haití matando a más de 200.000 personas y desplazando a más de dos millones. Entre los fallecidos había 102 miembros del personal de las Naciones Unidas, entre ellos dos oficiales de derechos humanos, lo que constituyó la mayor pérdida de vidas en un solo evento en la historia de las Naciones Unidas. El terremoto arrasó la capital, asestando un duro golpe a la ya vulnerable economía e infraestructura haitianas, y obstaculizando gravemente los esfuerzos de construcción de la nación en el país.

IN MEMORIAM:


Lisa Mbele-Mbong
Andrea Loi Valenzuela

Afghanistán, 2011, 2015

El 1 de abril de 2011, una gran multitud de manifestantes, enfadados por la quema de un ejemplar del Corán por parte de un grupo de Estados Unidos, irrumpió en un centro de operaciones de la Misión de Asistencia de la ONU en Afganistán (UNAMA) en la ciudad norteña de Mazar-i-Sharif. Murieron tres miembros del personal internacional que trabaja con la misión, entre ellos un funcionario de derechos humanos, así como cuatro soldados gurkha nepaleses que hacían guardia en el centro de operaciones. Murió un número no confirmado de manifestantes afganos. También resultaron heridos muchos miembros del personal.

El 12 de octubre de 2015, mientras se dirigía al trabajo en la ciudad de Kandahar, una compañera, la única mujer afgana que trabajaba para la Misión de Asistencia de la ONU en Kandahar, fue asesinada por dos hombres armados no identificados que iban en una motocicleta.

IN MEMORIAM:


Joakim Dungel
Toorpakai Olfat

Esta página rinde homenaje a las personas que perdieron la vida trabajando por el avance de los derechos de los que les rodean, enfrentándose a grandes riesgos personales.